viernes, 2 de junio de 2017

4 Estrategia para aumentar la motivación de nuestros hijos en el estudio

1. Poner énfasis en el esfuerzo. Si realmente deseamos animar a los estudiantes a que aprendan de los errores, debemos destacar los beneficios de tales errores en el momento en que los localicemos. Hay que adquirir el hábito de explicar cómo se aprende de los errores. Empieza pidiendo pequeñas cosas y si es posible pon por escrito los compromisos.
2. Las investigaciones de Carol Dweck con grupos de alumnos han demostrado el poder de los elogios. En dichas investigaciones, los niños elogiados por su esfuerzo tendían a tomar las tareas más difíciles y conseguían mejores resultados que los alumnos elogiados por su inteligencia. El primer grupo creía en el poder de mejorar a través del esfuerzo. Por lo tanto, el rol fundamental de los padres es priorizar el esfuerzo sobre los resultados. La palabra mágica es «todavía» no lo has conseguido, pero lo puedes conseguir si te esfuerzas. Ahora bien, este «todavía» puede parecer una palabra hueca si no se acompaña de estrategias para mejorar. De ahí la importancia de unas técnicas eficaces de estudio.
3. Generar esperanza para desarrollar una mentalidad de crecimiento. Por ejemplo, podemos realizar murales sugerentes para adornar las paredes de la habitación que ayuden a promover las ideas, la reflexión y la esperanza.
4. Respetar las capacidades de cada estudiante. En muchos casos, la negativa a trabajar y la conducta inadecuada que desafía la autoridad del profesor o padres son manifestaciones del deseo que siente el estudiante de llegar a controlar su propia vida. Actuando contra las normas, estos estudiantes afirman su necesidad de sentirse respetados. Un método simple pero efectivo de lograr que los alumnos se sientan importantes es respetar las capacidades de cada uno y sus propios tiempos.


Vídeos de motivación para el estudiante en YouTube:
·      «El camino del éxito», LuzuVlogs.
·      «Persigue tu objetivo», Javi Gálvez.



Francisco Javier Arroyo Ortega
www.comoestudiar.com

Psicólogo Escolar.
Prohibida la reproducción sin citar al autor y página web.

7 Ventajas de unas técnicas activas de estudio

·      Aumentar tu nivel de atención y concentración en el estudio. Uno de los principales antídotos contra la distracción y la monotonía consiste en la utilización de unas técnicas activas de estudio.
·      Desarrollar las capacidades de generalización, síntesis y análisis. Se pretende lograr que el alumno sea capaz de sintetizar cualquier tema.
·      Mejorar en la expresión y comprensión de lo estudiado, a través de una lectura adecuada y crítica. El alumno conseguirá distinguir las ideas importantes o principales de las secundarias, elaborará una síntesis gráfica y así su grado de comprensión se verá favorecido.
·      Evitar la monotonía de un estudio pasivo con una simple lectura del texto.
·   Fomentar el estudio activo hará que el estudio parezca más fácil y más interesante. El esfuerzo con unas técnicas activas resulta más llevadero.
·      Memorizar y recordar con más facilidad. El alumno conseguirá memorizar con más facilidad y aprovechar su memoria natural. Sólo el que se esfuerza vence. Con la simple lectura de este libro no conseguirás mejorar tu memorización. Es un trabajo a largo plazo: «Quien machaca vence».

·      Aprender un método, una organización y una disciplina que te servirán para el resto de tu vida personal y profesional. El estudio es un medio para prepararte para tu vida personal, familiar y profesional.

Francisco Javier Arroyo Ortega
Psicólogo escolar
www.comoetudiar.com 

miércoles, 24 de mayo de 2017

9 Consejos para organizar adecuadamente las sesiones de estudio de nuestros hijos



·      Lo primero que deben tener claro los padres es que la sesión de estudio personal es «sagrada». A través de Contratos deben fijar las obligaciones y responsabilidades de los estudiantes. El alumno tiene que ser consciente de que el estudio implica la asistencia a clase por la mañana, pero también su sesión de estudio personal.
·      El horario de dicha sesión tiene que ser realista y no debe competir con otras actividades o imprevistos. Hacerlo coincidir con las horas donde el alumno preste mayor atención. Siempre se tiene que respetar el horario (no recomendamos para un alumno de la ESO sesiones de más de dos horas). Una vez cumpla el Contrato se deja que use el tiempo libre para lo que quiera.
·      La sesión de estudio tiene que dividirse en tres etapas claramente diferenciadas. La primera de deberes (40 minutos); la segunda de memorización o repaso (40 o 20 + 20 minutos); y la última, la de preparar temas, lecturas, trabajos (30 minutos). Con dos descansos de cinco minutos.
·      Empezar las sesiones de estudio leyendo una ficha con instrucciones: 1: Prepararé la mesa de estudio para que esté despejada y tenga todo el material necesario para estudiar. 2: Revisaré los deberes, ejercicios y trabajos que debo presentar al día siguiente. 3: Decidiré qué deberes voy hacer, qué asignatura voy a estudiar y qué tengo que preparar para el día siguiente. 4: Terminaré haciendo un repaso general y preparando la mochila para mañana.
·      El lugar de estudio es muy importante en estos alumnos (secundaria). El alumno no puede tener ni libros, ni ordenador, ni juegos, ni estuches, ni otros objetos que le distraigan. La mejor opción es una habitación aislada, el comedor o la cocina.
·    Diferenciar espacio de estudio y de ocio. Enseñar a colocar los objetos de estudio en su sitio adecuado. Asegurarnos de que tiene el material justo y necesario.
·      Dividir las tareas que ocupan mucho tiempo en subtareas de menor tiempo. Hacer que siempre termine las subtareas y que no se distraiga. Elogiar la terminación de una subtarea.
·      Utilizar refuerzos visuales a través del ordenador, pero limitados, puede ser una recompensa.
·  El alumno y los padres tendrán que planificar repasos sistemáticos, sobre todo si no hay evaluación continua en el colegio.


 Francisco Javier Arroyo Ortega
Todos los derechos reservados